Los números mantienen con posibilidades a la Tricolor en las eliminatorias, pero su juego la condena. Ayer perdió con Perú.

Los números mantienen con posibilidades a la Tricolor en las eliminatorias, pero su juego la condena. Ayer perdió con Perú.

Sin sustento para soñar

Los números mantienen con posibilidades a la Tricolor en las eliminatorias, pero su juego la condena. Ayer perdió con Perú.

 Sin excusas. La selección ecuatoriana de fútbol fue víctima de sus limitaciones y, tras perder por primera vez en el Olímpico Atahualpa ante Perú, quedó lejos de la pelea para clasificar al Mundial de Rusia 2018.

Matemáticamente tiene posibilidades, gracias a los otros resultados, pero su rendimiento aleja cualquier ilusión.

La imagen que dejó el equipo nacional fue pobre. Su funcionamiento fue deficiente y las ganas que pusieron los jugadores en los últimos 15 minutos no compensaron la poca claridad de los otros 75.

La presión fue el principal enemigo del conjunto Tricolor, principalmente en el primer tiempo. Los volantes centrales, incapaces de ganar la posesión del balón o de tener claridad para la salida, se vieron obligados a retroceder. Quedó la impresión de que hubo miedo al error. Nadie arriesgó. No hubo un pase entre líneas para sorprender a los adversarios. Todo fue jugar a no equivocarse y dar la pelota al más cercano.

Así, la tarea peruana se facilitó. Inclusive, los visitantes se animaron a atacar. Y asustaron.

Con el paso de los minutos, el funcionamiento del equipo mejoró levemente. Fue clave que Juan Cazares tome protagonismo. Él se encargó de distribuir el balón, aunque con un precio: todo debía jugar hacia el centro o la derecha. Él saltó al campo como extremo izquierdo, pero se corrió con frecuencia a la mitad.

La consecuencia fue que los peruanos tuvieron menos metros para cerrar y su tarea se enfocó en él y Antonio Valencia.

En el segundo tiempo, en cambio, Ecuador dejó los nervios, pero no fue capaz de romper el sistema defensivo contrario. El juego se basó en pelotazos largos y en unos cuantos desbordes de Antonio Valencia. Pero, nada surtió efecto con la finalidad de tomar la ventaja. Tampoco hubo una respuesta desde el banquillo.Gustavo Quinteros no movió sus fichas hasta que fue demasiado tarde.

El seleccionado peruano, al contrario, esperó pacientemente y tras algunos minutos de apuros, controló el balón. Lo manejó a placer y de paso, tuvo la efectividad para anotar el gol cuando más lo necesitó, gracias a un disparo de Édison Flores.

Ahí, por el funcionamiento, el partido terminó. Ecuador no tuvo la respuesta y la visita, con más claridad, aprovechó para marcar la segunda, con Paolo Hurtado.

Si bien la Tricolor descontó gracias al penal de Enner Valencia y jugó con uno más por la expulsión del defensa Cristian Ramos, no pudo empatar para, al menos, tener más chances con las matemáticas.

Las cruces de la tri

Sin fuerza

Felipe Caicedo fue marcado con facilidad por la defensa peruana. Los volantes no jugaron para él y tampoco retrocedió para buscar el balón.

Poca claridad

Christian Noboa no tuvo la claridad de otras ocasiones. La mayoría de sus pases fueron laterales o hacia atrás. Se equivocó cuando arriesgó.

Confusión

Juan Cazares arrancó como extremo izquierdo. Se corría al centro y dejaba sin proyección su costado porque Cristian Ramírez no llegaba.

Orden del rival

Perú nunca se salió del libreto. Jugó con orden en sus líneas y aprovechó los momentos para desequilibrar el marcador. Fue fiel a su estilo.

Gustavo Quinteros no renunciará: “No soy un cobarde”

Gustavo Quinteros asumió la responsabilidad del momento de la Tricolor en las eliminatorias. Sin embargo, el técnico de Ecuador no dejará el cargo. “No voy a renunciar porque no soy un cobarde, voy a dar la cara como siempre, a la gente que me interesa”, dijo en una conferencia de prensa marcada por su rechazo a las críticas.

Pero, mientras él decía muy convencido de que iba a seguir hasta el final, el directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y la comisión de selecciones se reunían en el Olímpico Atahualpa para definir su futuro.

El presidente de la FEF, Carlos Villacís, anunció que el viernes se tomará una decisión definitiva. EXPRESO conoció que se pedirá la renuncia al entrenador.

Pero, como él ya lo anticipó, no lo hará. Quiere quedarse en lo que considera, el momento más crítico. Gustavo Quinteros dividió a las eliminatorias en dos momentos clave. Para él, Ecuador jugó bien mientras tuvo a los mejores en un alto nivel. Los que jugaron ayer contra Perú, aclaró, eran los mejores del momento, pero apenas unos chicos que no tendrían que haber cargado con la responsabilidad. De todas maneras, aclaró que deja una buena base de jóvenes para el siguiente entrenador.(D)

Con información de : diario Expreso